La ansiedad y las Constelaciones Familiares

La ansiedad es uno de los trastornos más comunes de nuestro tiempo, que impiden a quien la sufre, disfrutar de su vida plenamente. Pero, ¿qué es la ansiedad desde el punto de vista sistémico de las Constelaciones Familiares? ¿Qué situaciones han sucedido para que la ansiedad se reviva cada día? ¿Cómo se puede tratar desde el punto de las Constelaciones Familiares, para que la persona que la padece pueda librarse de esta angustiosa sensación?

Las Constelaciones Familiares trabajan para liberar las causas de la ansiedad, directamente en el lugar exacto donde se produjeron: el inconsciente.
El inconsciente es la parte más importante de la mente, ya que en él se hayan almacenados todos los sucesos que han dado lugar a una serie de creencias, emociones y patrones mentales, que están asociados con las vivencias que ha experimentado el interesado, y que han dado lugar a un síntoma: la ansiedad. Pero no sólo está implicado el inconsciente de la persona que sufre ansiedad, si no que cada inconsciente personal se alimenta, recibe la información del inconsciente colectivo-familiar. De todo lo vivido por sus ancestros: padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es miedo.

Miedo a la vida, miedo al porvenir. La persona que tiene ansiedad vive en el futuro, supeditando a una gran cantidad de miedos en él. Es el temor por anticipación que alejan al individuo del presente para situarla en una hipotética situación futura que atemoriza.
A nivel fisiológico, la ansiedad está producida por un desequilibrio en la química cerebral, en el que se ven implicados los neurotransmisores.

Al realizar su función de forma anómala, la percepción de la realidad en determinadas situaciones se ve alterada, produciéndose entonces el cuadro de ansiedad.

La psicología distingue varios tipos de ansiedad, en el que los síntomas varían en base al trastorno. Así por ejemplo: en un trastorno obsesivo compulsivo (TOC), el individuo tiene la necesidad de realizar determinados rituales, para evitar una posible catástrofe en su vida. En cambio, en el Trastorno de ansiedad generalizada, la persona se encuentra constantemente en tensión, sin que realmente exista ninguna causa real para este estado.
Desde el criterio de la Naturopatía, estas emociones de angustia, nerviosismo, sensación de ataque inminente, producen una sobrecarga en la Fuerza Vital, ya que fisiológicamente el sujeto permanece continuamente alerta. La Energía Vital o Vix Natura Medicatrix, tiene que abastecer al organismo, al sistema nervioso simpático, para que pueda llevarse a cabo la huida o el ataque.

A la larga este sobre-esfuerzo al que se ve sometida la Fuerza Vital, provoca el agotamiento general, en el cuál, el individuo se encuentra totalmente desmotivado y sin fuerzas para llevar a cabo ninguna labor diaria, produciéndose entonces un cuadro depresión.

Ansiedad Tratamiento

Este proceso se puede evitar si se realiza una labor terapéutica en el inconsciente, siendo este el gobernador de lo que acontece en todos los planos que conforman al ser humano: energético, mental, emocional y físico.
Por eso vamos a esclarecer que causas sistémicas son las que hemos observado en personas que han trabajado, y lo más importante sanado, sus problemas de ansiedad.

 

 

Causas de la ansiedad


Como hemos dicho antes, el inconsciente de cada ser humano, se nutre de todos los patrones mentales, creencias y emociones que han vivido sus ancestros: padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos… etc. A este inconsciente se le llama inconsciente familiar o colectivo.
En las personas con trastornos de ansiedad nos encontramos con inconscientes familiares llenos de miedo, inseguridad, incertidumbre y culpabilidad.

Esto es lo que rememora el sujeto con su sintomatología. Los ancestros han experimentado situaciones tan rotundas de temor, como las que implican una guerra y sus consecuencias. Estos hechos han dejado una huella en sus vidas, que va más allá de la información oral que haya trascendido a los descendientes, ya que a través de la herencia se otorga información consciente y por supuesto inconsciente.

Hay que tener en cuenta que el consciente no es más que la manifestación ulterior del inconsciente. Así el descendiente revela una sensación constante de alarma, sin saber por qué, como si siempre estuviera preparado para huir o atacar. Por ello, la liberación de lo que ocurrió durante este período de violencia y caos, a través de las Constelaciones Familiares, devuelve la paz al consciente y al inconsciente de la persona, y por lo tanto en su vida.
El síntoma es la llave que conduce a la sanación, y por lo tanto es muy importante observar los síntomas de las personas que sufren ansiedad. Cuando se presentan este tipo de sintomatologías, nos encontramos con personas en las que sus inconscientes familiares se encuentran muertes trágicas, e inesperadas, que han producido un trauma expresado o no, en la familia.

El consultante no tiene ni siquiera porqué haber vivido directamente la experiencia, aunque si la esté reviviendo cada día. Por ello, es importante la desidentificación del individuo que sufre ansiedad, con estos acontecimientos heredados, que le llevan a repetir el mismo patrón doloroso.

Con nombre propio

Da igual cual sea el nombre del trastorno: trastorno de ansiedad generalizada, trastorno obsesivo compulsivo (TOC), fobias, ataque de pánico, ansiedad por estrés post-traumático…, etc. Como ya hemos visto, el factor más importante, el pensamiento y la emoción clave que hay que tratar es el miedo.

En el inconsciente de las personas que hemos tratado con trastornos de ansiedad, siempre existen situaciones de temor hacia alguno de los progenitores, o a los dos.

Los malos tratos en la infancia ya sean verbales o físicos, potencian el factor de ansiedad en el adulto. La excesiva exigencia y rigidez por parte de los padres, el perfeccionismo extremo, provocan en el niño temor hacia sus propias acciones, el temor constante a un castigo inmediato del que no va a poder librarse.

Así, cuando este niño se hace mayor arrastra esta sensación inconsciente, que se repite en cada uno de los síntomas de la ansiedad.

Si el niño no ha podido confiar en papá y/o mamá, ¿cómo va a poder confiar en la vida? El miedo es la ausencia de confianza. Es por esto, que es muy importante devolver al adulto que padece ansiedad, la esperanza a través de sus padres.

Las Constelaciones Familiares pueden liberar a ese niño de la marca que esos hechos dejaron en él, permitiendo así al adulto contemplar la vida desde la reconciliación y la paz, desde la alegría y la esperanza.
La solución: el presente.
La ansiedad, como hemos podido ver a lo largo de este artículo, es por tanto la proyección en el futuro de los miedos del pasado. Pueden ser propios de la persona que tiene ansiedad, o de hechos determinantes que ocurrieron en las vidas de sus ancestros.

 

¿Podemos cambiar lo que ocurrió en el pasado?

La experiencia del trabajo realizado con las Constelaciones Familiares nos muestra, que si bien el pasado no se puede cambiar, si podemos transformar la percepción que tenemos de él.

En el caso que nos ocupa, la ansiedad, se puede transmutar a través de las Constelaciones Familiares, la sensación de estar condenado a revivir la constante incertidumbre de tener un futuro lóbrego que produce aprensión, por la tranquilidad de vivir un presente lleno de confianza en el ahora.
Al tratar terapéuticamente el inconsciente de la persona, con las herramientas que utilizamos en Mar de Luz para trabajar junto a las Constelaciones Familiares, se pueden sanar acontecimientos vividos en el pasado por ésta, y así crear un presente sereno, dispuesto a entregarse al futuro desde la paz y el amor.

El futuro se crea cada instante con los pensamientos y las emociones. Como si de una preciosa obra de arte se tratara, podemos restaurar el mayor instrumento con el que hemos sido dotados los seres humanos: la mente. De ella fluyen los pensamientos y las emociones que construyen el futuro.

La semilla que genera los frutos de la mente es el inconsciente.

Si cuidamos y llenamos de amor, aceptación y confianza el inconsciente, obtendremos el mayor regalo que se puede tener: el sosiego de un presente consciente dedicado al ahora, que es el verdadero futuro.

Print Friendly