Como resolver problemas personales con las constelaciones familiares

Las constelaciones familiares son una técnica, una efectiva terapia, en la que los cambios positivos en la vida de quien Constela se producen con gran rapidez. Estos cambios se ocasionan al realizar un trabajo profundo y completo con el inconsciente de la persona interesada, para el cuál, va ser necesario trabajar con el inconsciente colectivo a través del inconsciente  familiar, tratando los aspectos problemáticos  que han producido bloqueos  tanto a nivel familiar como en el propio inconsciente y personal del individuo. El gran trabajo de fondo se produce  al tratar el sistema familiar de origen (padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos). Por ello, las mejorías resultantes del trabajo con constelaciones familiares son evidentes desde la primera constelación.

¿En qué ámbitos de la vida se nota de forma notoria éstas transformaciones?

Las constelaciones familiares pueden ser consideradas como una terapia holística. Esto quiere decir que trata todos y cada uno de los planos que componen el ser humano: energía, mente, emociones y cuerpo físico.  Por lo tanto, no nos encontramos transformaciones en una sola esfera la vida de cada individuo sino que se produce una renovación general en todos los aspectos de la vida de cada sujeto, aumentando su capacidad de resolución de problemas, mejorando su inteligencia emocional, aumentando la energía vital y sus relaciones personales. Veamos más detalladamente como benefician las Constelaciones Familiares cada uno de estos aspectos.

Resolvamos nuestros problemas.

-Mente y emociones.

Quizás donde más rápidamente podemos encontrar cambios y mejorías, es dentro de la esfera mental y emocional de la persona. En Mar de Luz no hacemos una distinción entre la mente y las emociones, ya que las emociones no son más que la manifestación física de los pensamientos, y por lo tanto están relacionadas. Muchos de los pensamientos que se tienen a lo largo de la vida no son más que la repetición de patrones y creencias heredados a través del sistema familiar de origen. En el momento en que la persona se libera de este tipo de pensamientos parásitos y repetitivos, comienza a manifestar otro tipo de emociones ya que el pensamiento produce la emoción. Así por ejemplo un hecho violento en concreto que ocurrió en el sistema familiar y que ha sido almacenado por el inconsciente del  descendiente, puede constituir unas formas de pensamientos asociados al  miedo, la ira, o la culpabilidad. Constelar, realizar  la terapia siempre beneficia al sucesor, produciendo un cambio radical en el tipo y la calidad de pensamientos que tiene a lo largo del día. Es entonces cuando los pensamientos y emociones negativas  son sustituidos  por otras mucho más beneficiosas como la relajación y  la serenidad, convirtiéndose en el verdadero timón en la vida de la persona.

-Cambios físicos.

La Naturopatía y la Homeopatía estudian en profundidad la energía vital que compone a  los seres humanos. Sin esta energía no sería posible la vida, por ello, fortalecerla y recomponerla es el objetivo principal de estos dos tipos de terapias. En Mar de Luz, la Naturopatía y la Homeopatía enriquecen las Constelaciones Familiares haciendo posible la recuperación de la energía vital de cada individuo que constela. Con cada constelación, la carga eliminada del inconsciente de la persona y del sistema familiar de origen, ayudan a la recuperación de la fuerza vital, manifestándose por tanto en el cuerpo físico, mejorando las funciones fisiológicas del organismo.
Por otro lado hay que contemplar que la mente y las emociones nutren la salud de cada ser humano. Es más, para que la salud se mantenga de forma óptima el mayor tiempo posible, la calidad de los pensamientos y las emociones es de vital importancia. Así, el trabajo terapéutico realizado con las Constelaciones Familiares influye de forma positiva tanto en el cuerpo físico, como en el mantenimiento de la salud y prevención de las enfermedades.

-Mejoría en las relaciones de pareja.

La continua repetición de las relaciones de pareja con vínculo negativo, animan a numerosas personas a realizar la terapia de Constelaciones Familiares, buscando y sanando el origen en el inconsciente de la reproducción de éste patrón negativo.
Una vez se ha realizado el trabajo necesario en el inconsciente para la integración de lo que supone una pareja sana, es cuando el interesado comienza a traer a su vida, pretendientes que resuenan con las nuevas creencias instauradas en el inconsciente del individuo.
En muchos casos el individuo toma conciencia de que lo realmente importante no es completarse a través de otro sujeto, sino de estar en paz y tranquilidad consigo mismo, entendiendo que en realidad ya está completo. Paradójicamente es entonces cuando la pareja ideal aparece.

-Relaciones personales y familiares.

La verdadera labor de aceptación y sanación parte siempre del sistema familiar de origen. Es el campo en el que se desarrolla la personalidad, el carácter que constituye a cada individuo.

Las constelaciones familiares  ayudan a realizar un cambio trascendente en la percepción que se tiene de la existencia.
A veces la persona llega a esta terapia buscando un cambio de actitud por parte de los demás. Pero poco a poco va entendiendo que el único cambio que realmente interesa es el que se produzca en su propio interior, porque sólo si ella misma cambia su percepción del mundo podrá cambiar el mundo que la rodea. Al haberse producido una reconciliación tan importante con cada parte que la compone, puede llegar el día en el que incluso el pasado, la opinión y actitudes de los otros, dejen de ser prioritarios para el desarrollo pleno de su vida. Comprendiendo que lo único que importa es el amor y la confianza que hay en su mente, en su corazón, en su alma.

Sea cual sea el ámbito de la vida que se quiera mejorar, el inconsciente se abre a través de las Constelaciones Familiares, para conducir a la persona que realiza la terapia a cumplir todos sus sueños felices.