¿Cuántos tipos de constelaciones familiares existen?

Las constelaciones familiares son una terapia que depende directamente de la formación del terapeuta y del trabajo personal que haya realizado. Por ello existen diferentes tipos de talleres vivenciales de constelaciones familiares que se desarrollan de maneras muy diversas.

A continuación vamos a describir los más comunes para que cada persona pueda decidir cuál es el más apropiado para ella.

-Talleres vivenciales de Constelaciones Familiares en grupo.

Éstos son los talleres más comunes dentro de las Constelaciones Familiares. Asisten diferentes personas para trabajar sus problemáticas, a través del inconsciente personal y familiar. También colaboran otros participantes que son llamados representantes. Aunque no realizan la terapia con un tema en concreto, sí efectúan un trabajo personal, ya que al participar experimentan sus propios patrones mentales, emocionales y/o conductuales, y porqué se producen.

En este tipo de sesiones grupales el número de asistentes  puede variar mucho en número. En algunos sitios se realizan talleres de 8 a 20 personas.  Esto va a depender de la decisión del constelador y de su habilidad. A nosotros no nos gustan los talleres multitudinarios, siempre trabajamos con grupos reducidos, porque creemos que se pierde completamente la intimidad necesaria para el buen desarrollo de cualquier proceso terapéutico.

Cada persona que va a constelar realiza la terapia en su turno, y cuenta con los demás asistentes para que formen parte de su constelación, como diferentes elementos dentro de su problema. Es decir, si la persona que constela está trabajando la relación con su jefe se apoyará en el resto de los participantes, para que representen todos los aspectos de las dificultades del paciente con su jefe. El constelador como intérprete del inconsciente, será quien decida qué elementos hay que seguir extrayendo hasta llegar al origen que produjo los problemas de relación con la autoridad. Estos orígenes se pueden encontrar en la infancia de la persona, o incluso remontarse al inconsciente colectivo o inconsciente familiar, y en los vínculos relación que los ancestros del paciente tuvieron con figuras de mando.

Una vez localizado el foco del problema, el terapeuta se dedicará a resolver el conflicto, cambiando el patrón negativo que se encuentra en el inconsciente de la persona, por uno positivo. Para ello utilizará las herramientas con las que cuente el profesional.  Al cambiar el inconsciente y la información que en él existe, se producirá el cambio en el consciente, en el día a día, ya que la base y el sustento de la mente es el inconsciente.

-Sesiones individuales de Constelaciones Familiares.

Las sesiones individuales de constelaciones familiares resultan muy positivas para personas que no se sienten cómodas en grupo, ya que el paciente se encuentra a solas con el terapeuta.

A la hora de desplegar el inconsciente de la persona, el constelador va a utilizar diferentes técnicas, que aplicará en base a su formación y capacidad. Para representar los dispares elementos implicados en la cuestión a tratar, se pueden utilizar mecanismos que varían mucho dependiendo del terapeuta. Los más comunes son: papeles, almohadones, muñecos, minerales… Incluso hemos llegado a escuchar terapeutas de constelaciones familiares que utilizan cartas de tarot como herramientas.

Nosotros somos más partidarios de utilizar técnicas de relajación que ayuden al paciente a conectar con su inconsciente, y así facilitar su apertura  a la hora de realizar la constelación en sesión individual. La persona podrá entonces vivenciar lo sucedido, teniendo la perspectiva de lo acontecido por sus ancestros, y poder así liberar los bloqueos emocionales que llevan a la persona a repetir constantemente los mismos acontecimientos.

Sin querer generalizar, las Constelaciones Familiares en sesión individual, no son muy recomendables para todas aquellas personas que asisten por primera vez a una sesión de terapia con el inconsciente, siendo mucho más impactante, reveladora y sanadora en grupo.

-Talleres monográficos de Constelaciones Familiares.

Los talleres monográficos de Constelaciones Familiares se realizan en grupo. La diferencia con los talleres vivenciales de Constelaciones es muy sencilla: en los talleres de Constelaciones Familiares vivenciales, cada persona constela por separado el problema que le preocupa, pudiendo tratarse a lo largo del taller conflictos de distinta índole: pareja, familiares, trabajo, salud… etc.

Ahora bien, en los talleres monográficos todo el mundo que asiste constela el mismo tema. Por ejemplo: la madre.

A nosotros no nos acaban de convencer los talleres monográficos, siempre y cuando no se realicen tomándonos el tiempo necesario para trabajar de forma profunda la relación del paciente con su madre, ya que normalmente con una sola constelación no suele ser suficiente. Cada persona se merece su tiempo y dedicación por parte del terapeuta. Decimos esto porque nos hemos encontrado en más de una ocasión con pacientes que nos referían experiencias en las que los participantes de este tipo de talleres habían trabajado todos a la vez la relación con su madre, diciendo las mismas frases.  Los talleres monográficos en los que todo el mundo repite lo mismo no nos parecen sanadores, porque no todas las personas han tenido la misma relación con su madre, ni han vivido las mismas experiencias. Por lo tanto lo beneficioso para la persona que constela es tener su tiempo y espacio terapéutico, para poder sanar desde el origen la relación con su madre.

El objetivo de cualquier terapia por parte del terapeuta no debe ser el dinero. Evidentemente  un taller monográfico en el que constelan quince personas va a ser mucho más lucrativo que otro en el que constelan cinco. Lo importante no es el beneficio económico que se pueda obtener, sino el resultado de la terapia, la sanación que obtenga a través de ella el paciente.

Por lo tanto, nosotros sólo realizamos talleres monográficos en los que cada persona disfruta de su tiempo y cuidados necesarios para que pueda sanar rápidamente el tema que le inquieta.

Como vemos hay tres tipos fundamentales de terapias de Constelaciones familiares, siendo cada una de ellas una oportunidad de autoconocimiento y sanación. Una experiencia que merece la pena ser vivida.