El Invierno y los Alimentos

Durante el Invierno en la Naturaleza comienza la fase de expansión. Visiblemente parece que no ocurre nada pero las semillas comienzan a ablandarse preparándose para la germinación primaveral.

Según la Medicina Tradicional China gobierna el elemento agua. Este elemento representa el riñón, la vejiga y el aparato reproductor. Cuidando la Alimentación durante este ciclo protegemos estos órganos. Además favorecemos la absorción de las sales minerales, tan importantes para el correcto funcionamiento del organismo.

Los alimentos que más equilibran al elemento agua son:

-La Sal, en la cantidad justa, calienta el cuerpo y este calor le encanta al riñón. La sal más adecuada y saludable para el organismo es la Sal del Himalaya: esta sal de más de 250 millones de años proviene de las montañas del Himalaya en Nepal. Sin duda es la sal más pura disponible en la tierra, al no estar contaminada con ninguna toxina o contaminante. A la sal del Himalaya se la conoce como “oro blanco” porque contiene eones de luz almacenados en ella. Junto con el agua pura de manantial, los cristales de sal del Himalaya ofrecen todos los elementos naturales que encontramos en el cuerpo humano; los mismos elementos que originalmente se encontraron en el “mar primitivo”. Es importante recordar que la sal que protege al elemento agua es la que está “vegetalizada”, y no la que se añade en la misma mesa de la comida. Por vegetalizada entendemos a aquella sal que se utiliza en la condimentación de los alimentos, o que en caso de las ensaladas ha estado macerando con aceite al menos una hora antes. A la hora de condimentar en la mesa también se puede utilizar el tamari o salsa de soja, al ser una sal ya vegetalizada. La sal común es sodio, no contiene los elementos necesarios para su absorción por lo tanto se expulsa directamente por el riñón pudiendo perjudicarlo.

-Los alimentos más representativos son las legumbres, principalmente de forma arriñonada, como las alubias. De entre las legumbres, aunque las grandes se cuecen mejor, es mejor utilizarlas pequeñas, pues son más digestivas. Cabe mencionar una pequeña legumbre procedente del Japón, llamada Azuki. Es muy valiosa terapeúticamente para tratar afecciones de riñón o vejiga.

Dentro de los alimentos ricos en proteínas podemos añadir el seitán, ya que además es rico en sales minerales al se cocido en algas marinas, salsa de soja, jengibre y tomillo.

-Algas: fuente de minerales y vitaminas son muy adecuadas para esta época del año. La más indicada es la Kombu.

-Verduras: como en otoño, durante el invierno las de raíz son las más apropiadas: nabos, rábanos, zanahorias, rabanillos, chirivía (también conocido como nabo blanco).

-Cereales: El trigo sarraceno, que sin ser un cereal tiene efectos y características similares. Su forma más sencilla de consumirlo es en pasta, acompañado de trigo o quinoa.

-Frutas: la castaña. Para evitar flatulencias es aconsejable cocinarlas con anís verde (si hay niños) o estrellado.

-Condimentos: El Tekka. Es un condimento de gran concentración obtenido a base de miso y raíces horneadas.

-Pescados: La carpa.

-Bebidas: Té de tres años con tamari. Infusión de alga Kombu. Caldo de azukis.

Los tipos de cocción más adecuados para el Invierno son:

-Los cocinados largos y que queden caldosos, predominando el sabor salado, tipo sopa o guiso de legumbres.

-Los estofados y asados.

alimentos de invierno

Entre los alimentos que desequilibran el elemento agua tenemos:

-Alimentos que se toman fríos o que enfrían: bebidas con hielo, leche del frigorífico, frutas crudas de otra estación del año y de cámaras frigoríficas, uso regular de congelados, helados…

-El azúcar blanco, por su efecto desmineralizante ataca al riñón. Se considera un alimento enfriante.

-Alimentos que crecen en climas tropicales y que en nuestro clima no pueden madurar, como los plátanos, dátiles, frutas tropicales y semitropicales.

-Los lácteos, como alimentos ensuciantes del organismo, cansan a riñón. También desgastan el hígado y el sistema inmune.

-Alimentos con una alta proporción de purinas como café, té, vísceras y carnes animales, levadura de cerveza y huevos.

-Podemos incluir aquí el alcohol, pues todo alimento que dañe al hígado provocará un aumento de restos metabólicos, perjudicando al riñón.