Flores de bach con las constelaciones familiares

Cuando el Dr. Edward Bach descubrió el método de Las Flores de Bach inspirado en la homeopatía nos entregó un regalo, porque es una de las terapias más sanadora que existen. No importa dónde nos encontremos porque este sistema de curación nos acerca a nuestras raíces, a la Naturaleza y a su energía de una manera rotunda, sin artificios.


Los Remedios Florales se extraen de flores silvestres ya que Bach se dio cuenta de que toda la fuerza de vida de las plantas, árboles y arbustos reside en ellas. En cada flor se encuentra la esencia de vida de la planta.
Es un sistema de sanación efectivo, simple y puro.
Las flores de Bach son vibraciones positivas que elevan el alma, el estado anímico, de su vibración más baja a la más alta, eliminando las emociones negativas que son sustituidas por emociones positivas, cada vez que el paciente toma las flores.

flores de bach

Y en definitiva eso es cada Flor: Virtudes recogidas con Amor para ser entregadas a todos los que sufren. Luz que se reparte a cada una de las personas que lo necesitan.

Estados de ánimo positivos que acercan el Amor, la Sanación y la Luz de la Conciencia de lo que de verdad somos, a todos aquellos que las utilizan.
No atacan la enfermedad sino que elevan la vibración general del organismo para sublimar lo más bajo de nuestros instintos a un estado de conciencia, mental y emocional más evolucionado, donde nuestras almas puedan vibrar con lo que realmente es propio a su naturaleza: el bienestar, amor, paz, alegría… etc.
Son uno de los mejores apoyos que tienen todos aquellos que sufren, ya sea una enfermedad física, funcional, emocional, mental o comportamental, realizando una función holística.
Es una terapia totalmente inocua, sin efectos secundarios, que puede ser utilizada por todo tipo de personas sin importar su condición o estado: niños, embarazadas, ancianos…
También pueden ser empleadas como coadyuvantes junto a cualquier otro tratamiento médico, al no interferir con los fármacos.
Las Esencias Florales no sólo se pueden utilizar en caso de enfermedad, también se utilizan como un medio de prevención de la enfermedad, ya que tratan el estado previo de perturbación energética y emocional que se produce antes de que aparezcan los síntomas.
Ayudan en todas las facetas de la vida que puedan generar conflictos: para liberar tensiones personales, de pareja, profesionales o familiares. En el campo de los estudios, para un aprendizaje relajado y eficaz. En los negocios para lograr mayor eficacia y rendimiento. Como apoyo en los procesos de crecimiento personal.
La Organización Mundial de la Salud incluyó en 1976 a las Flores de Bach valorando el equilibrio emocional de las personas, como factores que intervienen en la consecución de un estado saludable individual.

¿Cómo actúan las flores de Bach en el ser humano?

Una de las hipótesis para esclarecer este punto se encuentra en el libro La Curación Vibracional del Dr. Richard Gerber. Plantea Gerber que las esencias se abren paso por el sistema de circulación de la sangre hasta alcanzar los meridianos, una vez alcanzado este punto se dirigen hacia los chakras y allí mejoran la capacidad de conversión de las energías sutiles al elevar la vibración de éstas, aspecto que tiene una repercusión directa sobre el cuerpo físico.
Sentada la terapia floral sobre el paradigma de la física cuántica, asumiendo que es a través del equilibrio en la vibración de los átomos y por lo tanto de la energía, es como pueden cobrar las Flores de Bach su real dimensión y liberarse de los misticismos que la atan y que injustamente le son atribuidos. Los mecanismos de transferencia de la energía de las esencias florales al Ser Humano, pertenecen al ámbito de la biofísica y de la comprensión del átomo como un modelo vibracional electromagnético.
Muchos detractores de la terapia floral adjudican sus eficaces resultados al efecto placebo, pero tras más de noventa años de práctica con las flores y de numerosos testimonios a lo largo de este tiempo que recogen sus resultados tan eficientes, se ha probado que en muchos de estos casos el efecto placebo queda descartado.

Por ejemplo: las historias clínicas de numerosos niños y adultos con discapacidad psíquica, en los que las flores de Bach han tenido un efecto positivo claramente demostrable. Debido a las dificultades cognitivas de los pacientes el efecto placebo no es plausible.

Las flores de Bach como coadyuvante de las Constelaciones Familiares

Edward Bach meditó sobre porqué hay familias en las que existen un tipo de temperamento y emociones determinadas.

Veamos que dice al respecto:

“Nuestros errores y faltas son el reverso de las virtudes a las que aspiramos.Para vencer las ansias deberemos nacer en una familia con tendencia al alcoholismo; para vencer el odio, deberemos nacer entre personas que son crueles. De hecho, con frecuencia las cualidades adversas que hemos recibido por herencia son las que en particular uno debe eliminar.Y si fracasamos en aprender nuestra lección a nivel mental, debemos padecer el resultado de nuestros fallos en los otros, hasta que nuestro error haya sido totalmente erradicado por nosotros mismos. Es por esto que nuestros defectos, compañías y circunstancias adversas son lo opuesto a las virtudes que debemos obtener.”

Cuando una persona realiza una constelación familiar para tratar un problema en concreto, nos encontramos que en su inconsciente siempre hay un máximo de tres emociones negativas predominantes, que normalmente proceden del temperamento que la persona ha heredado de algún ancestro, o con el que se ha identificado a través del inconsciente.

Por ejemplo:

Al realizar una constelación para un problema de pareja la emoción predominante puede ser la ira, consecuencia del desprecio entre lo masculino y lo femenino que ha ido pasando de padres a hijos, repitiéndose generación tras generación.
Si después de constelar se administra al paciente la flor indicada para la tolerancia, Haya, la persona se libera consciente e inconscientemente de forma mucho rápida de la emoción negativa, junto a la carga emocional que supone la ira.
La flor más adecuada será la contraria al estado anímico desequilibrado, la que equilibre el sufrimiento del paciente. Sólo a través de la virtud apropiada podrá limpiarse la emoción negativa, ya que cada flor es un bálsamo para el alma, que actúa como un purificador emocional para que lo negativo, causa del sufrimiento, sea descartado.
Por ello, como hemos comprobado con muchas personas: la utilización de las Flores de Bach como coadyuvante en las Constelaciones Familiares, acelera los procesos de integración y liberación de los patrones negativos que la persona ha aprendido inconscientemente, y así poder alcanzar más fácilmente la sanación que busca.

Print Friendly