La Importancia de la Respiración

La Medicina China nos habla del Qi Cósmico (Aire), a través del cual se nutre nuestro organismo.

El Ser Humano no sólo subsiste a partir de la alimentación. Podemos vivir más tiempo sin comer que sin respirar. La calidad del aire, y sobre todo de la forma de respirar es de vital importancia.

La respiración parte fundamental de la terapia de constelaciones familiaresLos más sabios de los ancianos que crearon la ciencia del yoga, estudiaron todas las modalidades de respiración, y de algunas de ellas y de sus combinaciones, extrajeron unos ejercicios muy beneficiosos para el cuerpo y la mente. Estudiaron también los resultados de la respiración rítmica a través de cada fosa nasal, independientemente del porqué del fenómeno de una predominancia alterna de la respiración a través de la fosa nasal derecha o izquierda, lo que pueden comprobar fácilmente todas las personas interesadas.

La respiración es un Arte. Utilizando unos ejercicios sencillos obtenemos múltiples beneficios a través de ella.

Cinco principios de la Respiración Yoga:

El lugar donde realizaremos los ejercicios

Buscaremos una habitación que esté perfectamente aireada. Evitaremos las corrientes de aire y los ruidos excesivos. Podemos encender un incienso de buena calidad, o poner aceites esenciales adecuados.

Postura adecuada durante la respiración

La columna vertebral deberá estar lo más recta posible, al igual que el cuello, que deberá permanecer recto pero relajado. Situaremos una mano debajo del ombligo y la otra en el lateral del tórax, sobre las costillas, ello nos ayudará a controlar las tres fases de la respiración completa que son las siguientes: diafragmática, intercostal y pulmonar. Las tres fases deben unirse de una forma armónica, siendo la fase abdominal o diafragmática la más importante. Esta fase, durante la respiración, debe ser lo más profunda posible, sin tener que hacer ningún esfuerzo.

Limpieza de los pulmones y de los conductos bronquiales

Aunque respiremos de una forma correcta, siempre queda en los pulmones una cantidad de aire residual. La única forma de realizar una limpieza de este aire residual, se logra mediante profundas respiraciones a ritmo muy rápido. A este ejercicio se le conoce como Respiración de Fuelle. Por este sistema se logra un nuevo suministro de aire que llena completamente los pulmones y que entraña efectos altamente estimulantes por el motivo de que se intensifica enormemente la oxigenación de la sangre. Todas aquellas personas que sean proclives a las crisis de pánico, es mejor que no realicen este ejercicio.

Respiración a ritmo lento y alargado

Los impulsos de suspirar, bostezar y desperezarse, frecuentemente nos son impuestos en la vida cotidiana a causa de la fatiga, aburrimiento o como correctivo a una respiración defectuosa. Por ejemplo, en un ambiente enrarecido, un bostezo suele ser generalmente una expansión interna en los pulmones consistente en una inspiración más profunda de lo normal. Esta retenida por un período y acompañada por un impulso irresistible de abrir la boca ampliamente y extender los músculos faciales. La razón física de esta acción es que la primera señal de fatiga mental tiende a mostrarse en los músculos de los ojos que se sienten cansados. Ésta tensión se transmite al resto de la cara y sino es calmada con el bostezo, se extiende a otras partes del cuerpo viniendo entonces dolores de cabeza, alteraciones cardíacas, o de la digestión o un sinfín de malestares de carácter secundario.

Por lo tanto bostezar es excelente para el cuerpo y cuanto mayor sea el grado de abandono en que nos sumamos, mayor serán las ventajas que obtendremos de ello.

El cansancio en los ojos, cejas, mejillas, labios y garganta sufre un evidente alivio y eliminamos por completo la tensión mental. Las costumbres sociales condenan el bostezar, pues lo asocian siempre con el aburrimiento y la fatiga. En consecuencia, tratamos de evitar los bostezos cuando nos encontramos en alguna situación comprometida.

Esta supresión de bostezar es contraria a la naturaleza y si persiste no dejaremos de experimentar un efecto perjudicial para nuestros nervios, que agravará considerablemente aquel estado que el bostezo trataba de aliviar. Por consiguiente: este sano impulso deber ser estimulado en todo momento siempre que las circunstancias lo permitan y al mismo tiempo debemos reforzar sus beneficiosos efectos estirando al mismo tiempo todos los miembros.

Lo natural y necesario que es este impulso queda demostrado por su contagio. ¿No hemos observado muchas veces que cuando una persona bosteza en el acto le imitan otras personas? Todos ellos de un modo inconsciente has estado reprimiendo este impulso.

Respiración “solar” y “lunar” o respiración alternativa

La respiración a efectuar por la fosa nasal derecha se considera positiva, respiración solar, mientras que a través de la fosa nasal izquierda es negativo, respiración lunar. La estabilidad nerviosa y la firmeza mental suelen ser favorecidas por la práctica de una respiración rítmica a través de cada fosa nasal, alternativamente. Sin retener la respiración al principio y luego conteniendo la respiración durante períodos de tiempo determinados. Los diferentes ritmos, duración de la inhalación y de la exhalación, períodos de retención de la espiración y combinación con los ejercicios abdominales son muy numerosos y deben ser adaptados con las características de cada cual.

Ejercicio de respiración completa

Este ejercicio de respiración figura entre los más importantes para los principiantes y es un auxiliar muy útil en todas las fases para profundizar en los Ciclos de Pensamiento por Segundo Alfa y Tetha. Contribuye a que la distensión empuje a nuestra mente a mayores y más profundos niveles de concentración.

La respiración se divide ocasionalmente en diafragmática, costal y pulmonar (clavicular, según si ponen en acción la parte superior, inferior, o media de los pulmones). La respiración correcta es siempre una combinación de las tres clases. Al principio, como práctica deben efectuarse echados boca arriba apoyando las manos en el diafragma, justo encima del ombligo.

Debe exhalar completamente el aire que tiene en los pulmones. Cuando empiece a inhalar debe comprobar que la parte cubierta por las manos es la primera en dilatarse hacia abajo y hacia los lados, con ello conseguirá un uso absoluto del diafragma. Esta es una de las facetas esenciales de la respiración completa que además de aumentar la inhalación de oxígeno también se provocará un suave efecto de masaje de los órganos internos en la región abdominal a cada respiración. Al inspirar más aire se irán llenando las partes medias y superior de los pulmones de forma automática. Al mismo tiempo se presiona nuevamente el abdomen inferior.

Finalmente, se comprobará que los hombros se elevan cuando el tórax superior está extendido por completo. La inhalación que se practique de este modo se parecerá a un movimiento ondulatorio que empieza en el abdomen y finaliza en los hombros. Al exhalar se efectúa este movimiento a la inversa, pronto todo el proceso se hace espontáneo, y se realiza con un solo movimiento concreto.

Si no se ha practicado nunca la respiración a fondo, incluso esta acción tan sencilla y natural debe ser hecha al principio con ciertas precauciones, pues la inhalación no acostumbrada de una cantidad de oxígeno puede causar cierto mareo a aquellas personas que han respirado de forma deficiente habitualmente.

Por esta razón es por la que se recomienda que el principiante se tumbe de espaldas para practicar el ejercicio. Si efectivamente se presenta la sensación de mareo, entonces debe ser considerado única y exclusivamente como una prueba muy convincente de lo necesario que es proceder sin pérdida de tiempo a la reforma de nuestro modo de respirar. Pronto cesará esta sensación de mareo y se podrá continuar libremente con los ejercicios, pero de momento, se debe estar tumbado hasta que se acostumbre a este modo de respirar.

Tanto la inhalación como la exhalación deben ser hechas a través de la nariz con la conciencia de que se están llenando completamente los pulmones, desde el abdomen hasta la parte superior del tórax y al exhalar el aire debe ser como una profunda sensación de alivio y relajación.

La siguiente inhalación no debe seguir necesariamente a la primera, sino solamente cuando se presente el impulso natural para proceder así. Cuando ha empezado el acto de llenar los pulmones debe realizarse entonces a conciencia, para obtener de esta forma los mejores beneficios. También es importante no apretar los dientes, que es una de las manifestaciones más corrientes del efecto nervioso.

Si cuando se practican estos ejercicios se presenta la tendencia a dormir, no debe oponerse resistencia alguna, pues es una demostración más de lo que el cuerpo necesita, que es aliviarse de las tensiones que lo dominan y el sueño poseerá un gran valor curativo.

El siguiente paso es practicar la misma respiración lenta y profunda, sentados en una silla teniendo la espalda muy erguida y la cabeza alta como en el ejercicio anterior. Las inhalaciones deben empezar con la expansión del diafragma, y los pulmones deben ser llenados de un modo consciente hasta que se note que la expansión ha alcanzado la parte superior del tórax.

En cuanto a los movimientos del abdomen que deben acompañar la respiración a fondo, hay que observar que hay dos secciones transversales de los músculos abdominales, inferior y superior. Hablando en términos generales, la sección inferior debe siempre mantenerse contraída, es la sección superior la que es móvil en la región abdominal.

Con media docena de repeticiones de este ejercicio son suficientes, pero deben repetirse tres o cuatro veces diarias hasta que se convierten en un hábito.

Finalmente estos ejercicios han de ser realizados de pie, y pronto ya no será necesario dedicar una atención especial a dilatar el diafragma cuando se llenen habitualmente los pulmones en un movimiento completo. El mejor momento para estos ejercicios de respiración es antes del desayuno y antes de acostarse, pero nunca deben hacerse sino existe el espacio de dos horas desde la última comida.