Politicas de admision Mar de Luz

Las actividades de Mar de Luz están dirigidas esencialmente y en su totalidad, a solucionar positivamente y terapéuticamente a través de técnicas relacionadas directamente con la Naturopatía y sus derivaciones, cualquier tipo de situaciones, conflictos o incidencias negativas en las personas que asisten a los talleres y actividades realizadas por nuestros facilitadores. Por este motivo toda nuestra intención va orientada a crear un espacio terapéutico, un lugar de recogimiento, paz y discrección, para todas aquellas personas que asistan a nuestro centro.

En función de lo anterior Mar de Luz:

Se reserva el derecho de admisión a priori, de personas que a nuestro buen juicio y criterio, puedan influir negativamente en el desarrollo de una sesión terapéutica y el buen funcionamiento de las terapias y actividades impartidas en el centro.

Está totalmente prohibida la asistencia o permanencia en el recinto o local, de menores de 18 años en cualquier parte de las instalaciones. En esta misma linea, toda persona que esté comprendida entre la edad de los 18 a 21 años debe venir acompañada de un adulto o tutor que avale su asistencia a las actividades terapéuticas que realizamos.

Mar de Luz se reserva el derecho de cancelar, rectificar o modificar cualquier actividad o taller con previa antelación en función del calendario, que por aforo o razones de fuerza mayor conlleven a la cancelación parcial o total de un taller. A si mismo nos reservamos el derecho de reubicación en el calendario de actividades de los asistentes tomando en cuenta su disponibilidad horaria y el aforo de los demás talleres.

En caso de que un taller o actividad de Mar de Luz tenga un desenvolvimiento no terapéutico bajo el criterio del facilitador que esté dirigiendo la terapia en curso, por motivo de un comportamiento no ético o funcional , de uno o varios de los participantes o asistentes, Mar de Luz se reserva totalmente el derecho de continuar, cancelar o modificar la actividad en curso, o en cuyo defecto pedir incondicionalmente el desalojo del recinto de la persona, o personas, que estén influyendo negativamente en el buen funcionamiento de la terapia en curso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.