¿Tienen efectos secundarios las constelaciones familiares?

Muchas personas se acercan con miedo a las Constelaciones Familiares porque han escuchado que son una terapia en la cual se producen efectos secundarios tales como: malestar físico o emocional e incluso, aparición de enfermedades mentales.

Por eso en este artículo vamos a contestar a los interrogantes más frecuentes que nos han planteado diferentes personas a lo largo del tiempo, y así, aclarar estas cuestiones referentes a las Constelaciones Familiares que realizamos en Mar de Luz.

-¿Cómo sé que las Constelaciones Familiares es una terapia adecuada para mi caso, que no me va a perjudicar?

Las Constelaciones Familiares son una técnica que sirve para tratar con un alto porcentaje de efectividad cualquier tipo de problemática. Todas las contrariedades que pueda tener un individuo a lo largo de su vida se originan en el inconsciente, personal y/o familiar del sujeto. Por lo tanto al tratar la causa se corrige el efecto.

Si bien es cierto, que como hemos dicho las Constelaciones Familiares pueden tratar cualquier tipo de obstáculo que se esté manifestando en el consultante, hay que diferenciar la terapia en sí del terapeuta.

Cada terapeuta va a trabajar de forma distinta en base a su naturaleza, formación y sobre todo trabajo personal. Por lo tanto lo más adecuado sería preguntar: ¿Cómo sé que el/la constelador/a es adecuado para mi caso?

Las constelaciones familiares son una terapia que se realiza en grupo. Esto aporta la ventaja al interesad@ de poder preguntar a los otros participantes los resultados y efectos obtenidos con la terapia.

constelaciones familiares efectos secundarios

El inconsciente es algo muy delicado. Por eso es importante que antes de constelar (realizar la terapia), la persona se sienta cómoda tanto con la terapia como con los terapeutas. Cuando alguien está interesado en realizar la terapia y nunca ha constelado con nosotros, le recomendamos que primero asista a un taller como representante para participar de forma activa en las constelaciones familiares de los demás. Cuando el sujeto representa va a poder experimentar nuestra forma de trabajar, y por lo tanto, va a saber si nuestro protocolo de trabajo es adecuado para su caso, o no.

-Me han dicho que después de participar como representante en un taller, puedo sentirme mal emocional o físicamente al conectar con los procesos anímicos de los demás. ¿Es verdad?

Vamos a limitarnos a hablar de lo que sucede en los talleres de Constelaciones Familiares de Mar de Luz, porque no tenemos autoridad para hablar de lo que ocurre en el resto de talleres de Constelaciones.

No es normal, ni por supuesto habitual que alguien salga del taller encontrándose mal. Esto podría suceder si la constelación se dejara abierta. Dejar la constelación abierta es revivir el conflicto sin llegar a una solución positiva, o tan siquiera a una solución para el que realiza la terapia. Nosotros siempre cerramos las constelaciones por lo tanto, esto no se produce en nuestros talleres.

Ahora bien, podría darse el caso de agravaciones en un tipo caracterológico determinado: son personas hipersensibles a cualquier tipo de proceso terapéutico, manifestando empeoramiento ante cualquier tipo de intervención terapéutica. Este terreno característico de su personalidad les conduce a los siguientes síntomas: victimismo, necesidad de obtener la atención de los demás, sensación de ataque, unido a una reactividad exagerada de la Fuerza Vital, siendo propensas a la exacerbación de unos síntomas que en realidad ya habían manifestado con anterioridad al taller.

Nosotros recomendamos que si una persona manifiesta ésta sintomatología no participen en nuestros talleres, ya que el sentido de nuestro trabajo es el del beneficio de la persona que nos confía su inconsciente. En Mar de Luz siempre valoramos a cada persona de forma exclusiva para poder darle la mejor solución para su situación. Si en alguna ocasión consideramos que no vamos a beneficiar al paciente, lo derivamos a otro terapeuta, o le recomendamos la terapia que consideremos más adecuada para su caso.

Como explicaremos más adelante, no creemos en que los agravamientos sean necesarios en la sanación.

-¿Es normal encontrarse mal después de constelar (realizar la terapia)?

Nos consta que hay muchas disciplinas en las que el hecho de encontrarse mal después de finalizar la sesión, es considerado como parte del proceso de sanación, un mal necesario.

Hablamos con conocimiento de causa, ya que una de las terapias en la que estamos formados es Homeopatía. Los homeópatas son los grandes estudiosos y expertos, no sólo de la Fuerza o Energía Vital, sino también de las agravaciones o exoneraciones. Tanto es así que Constantine Hering (médico homeópata), fue el creador de la Ley de Curación de Hering, que explica cuál es el verdadero sentido de las exoneraciones en el camino de vuelta de la enfermedad a la sanación en la Fuerza Vital, y por tanto en la sintomatología del paciente.

En Mar de Luz no creemos que la sanación tenga que estar condicionada por la experimentación previa de sufrimientos.

¿Qué es la salud sino la libertad de la mente y las emociones, que se manifiesta a través del completo silencio del cuerpo?

¿Por qué para llegar a éste estado de plenitud, hay que padecer una condena?

Los agravamientos son la exteriorización de la creencia errónea de que la enfermedad es algo mórbido, grosero, que hay que eliminar como sea. Son el resultado del pensamiento inconsciente arcaico, que quien está enfermo, o tiene algún trastorno tiene que purgar la impureza que hay en él.

En el momento en el que los terapeutas entendamos que el malestar, sea cual sea éste, es una materialización de lo más profundo del ser del paciente, de su propia sensación de miedo, culpa, condena; que cualquier alteración ya sea física, emocional o mental, es la única forma que ha encontrado la psique, el alma de la persona para retornar al origen de su inocencia, podremos acompañarle en su proceso de sanación para que pueda aprender desde el amor, y no desde el sufrimiento.

Será entonces cuando entendamos que las agravaciones no son necesarias, y que la sanación es posible sin dolor, siempre y cuando realicemos nuestro trabajo sin miedo.

Veamos que dice en su libro “Filosofía Homeopática”, el Dr. James Tyler Kent al respecto:

“En las curaciones que se obtienen sin ninguna agravación, sabemos que ello es debido a que hemos administrado la potencia apropiada del remedio curativo, pues vemos que los síntomas van desapareciendo y el enfermo recobra la salud de un modo regular y tranquilo”.

En Mar de Luz creemos que la verdadera sanación acontece de forma natural, espontánea, sin ningún tipo de padecimiento para la persona que se pone en nuestras manos. Realizamos las Constelaciones Familiares desde el corazón, buscando siempre el verdadero sentido que tiene para nosotros la terapia: el bienestar, la realización de la autonomía personal de cada individuo que realiza la terapia, para que pueda manifestar en su vida la serenidad, la paz y el amor que verdaderamente es.