Sanando la raíz en los problemas de pareja

By / Pixabay

Había una vez una hombre que decidido cambiar su relación de pareja, y transformó su vida. Eligió las terapia de constelaciones familiares como camino.Cuando era pequeño vivió los malos tratos a los que fueron sometidos su madre y él, por su padre. Viviendo el origen de la percepción de la pareja, como dañino.

Él, creció despreciando profundamente a su padre, repitiendo que nunca sería capaz de tanta violencia.

Era tanto el rencor que sentía hacia su parte masculina, que se mantenía latente como un ruido de fondo. Llegó a una época, en la que la ausencia de límites tomó las riendas de su vida, junto a la ira.

Comenzó a maltratar a su mujer. Decidió cambiar, tomando la responsabilidad sobre sus actos, con valentía.

Reconoció y aceptó lo que vivió en su infancia. Honró la relación de pareja de sus padres como el origen de su vida. Entendió que él no era quién para llevar esa carga tan pesada.

Comenzó a sentirse válido para amar y ser amado.

Recuperó su verdadera identidad, al liberarse de las identificaciones de las relaciones de pareja que vivieron sus ancestros. Se liberó de todo el desprecio entre lo masculino y lo femenino.

Conectó con el merecimiento tan necesario para tener una pareja sana.

Es el inconsciente la dirección que señala lo que hay que sanar como un libro de autoayuda. Es la llave maestra que abre la puerta del alma, a la dignidad, el respeto, y el correcto equilibrio para amar.

La persona que ha realizado este gran trabajo ve los efectos en su día a día, porque entiende que el amor empieza por uno mismo.

El otro sólo es un espejo, en el que va a ver reflejado su capacidad para amarse. A veces acudir a un taller grupal a tiempo puede reparar una problema antes de que se agrave.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *